CASA PASSIVHAUS MAREO

LOCALIZACIÓN

La Pedrera, Gijón


OBJETIVOS ENERGÉTICOS

Estándar Passivhaus


ESTADO

Proyecto de ejecución


La parcela en la que se ubica el proyecto tiene unas buenas condiciones para la implantación y diseño bioclimático de la vivienda objeto del proyecto.

En primer lugar realizamos un análisis de los condicionantes de la parcela en cuanto a: soleamiento, topografía, vistas, ruido procedente de la carretera, y vientos dominantes.

De ellos, el más influyente para el diseño de la vivienda, es la topografía. La parcela tiene un desnivel de más 4m entre la zona más alta y la zona baja. El acceso a la finca se encuentra a media altura de este desnivel por el linde norte.

En cuanto a la orientación, la ubicación planteada de la vivienda busca una mayor captación solar en orientación sur-suroeste, la cual coincide con las vistas hacia el paisaje del entorno. Por tanto, las vistas panorámicas y el soleamiento coinciden en la orientación Sur. Evitamos abrirnos hacia la orientación norte y noroeste al encontrarse la zona alta de la parcela y con mayor sombreamiento

Por último, el análisis de los vientos dominantes refleja que la parcela está muy expuesta a los vientos predominantes en el invierno y por tanto fríos, como son el oeste y noroeste. Esta situación hace que sea necesario plantear espacios protegidos en el exterior hacia el sur, sureste y suroeste. Es la propia forma de la casa la que protege estos espacios al plantear los porches al sur flanqueados por las fachadas de la casa que lo protegen del norte y el oeste con una altura suficiente.

En segundo lugar, el programa de usos de la propiedad influye en el planteamiento de la vivienda. El 80% de los usos principales de la vivienda se requiere que estén en una planta baja. Esta planta principal ha de estar muy vinculada hacia los espacios exteriores para poder disfrutar de ellos. La topografía nos permite tener una vista amplia. Al no ser la planta principal una planta primera, conseguimos tener: contacto directo con la parcela generando espacios exteriores, una vista cercana además de la panorámica, una planta completamente accesible, una situación más protegida frente a los vientos dominantes y todo ello con una mayor intimidad.

La combinación de ambos factores, es decir, los condicionantes de la parcela y el programa de usos, es lo que determina el diseño de la vivienda, sin olvidar el cumplimiento de la normativa urbanística. Por un lado el proyecto busca adaptarse al terreno e integrar la vivienda en él. Y en segundo lugar, la disposición volumétrica y su distribución buscan que las estancias principales se abran hacia las vistas.

En respuesta a la topografía, la vivienda se plantea en dos niveles. La planta baja, situada a nivel de la entrada de la parcela y una planta bajocubierta que avanza en el sentido de la pendiente de forma que volumétricamente, la vivienda está formada por dos volúmenes con dos cubiertas a un agua y pendiente similar a la de la parcela, adaptándose con ello al lugar. Para salvar la pendiente, los porches se encuentran aterrazados para poder disfrutar de los espacios exteriores.

Para terminar la descripción general del edificio, cabe decir que los materiales que se plantean buscan la integración y relación de este con las viviendas de su entorno. El proyecto plantea el uso de piedra para el zócalo sobre el que se asienta la vivienda, de manera que el efecto de aterrazamiento que se plantea dé una imagen similar a la forma que se ha utilizado en esta zona de pendiente para poder usar el terreno: muros de contención de piedra que permiten generar espacios llanos para su uso.