Os presentamos un nuevo proyecto en el que estamos trabajando. Se trata de una vivienda pasiva con el encargo por parte del promotor de conseguir la certificación Passivhaus. Se ubica en un pueblo de Ribadesella, en una parcela llena de condicionantes naturales como son las afloraciones rocosas (cuetos) y árboles autóctonos que queremos respetar al máximo, buscando que la vivienda se integre en el paisaje.

Aun estamos trabajando en el diseño de la vivienda, partiendo de un análisis completo de todos los condicionantes que nos encontramos: orientación, sombreamiento sobre la parcela en los diferentes meses del año, vistas, vegetación y topografía. Todo ello, en combinación con el programa de necesidades expuesto por los clientes y la normativa urbanística. 

Con el visto bueno del arquitecto municipal, la semana que viene iremos a replantear la vivienda a escala 1:1 sobre la parcela, para verificar que el diseño se adapta a la topografía, y ver si es necesario ajustar algún pequeño detalle.