Project Description

CASA PASIVA ALMUZARA

Localización: Almuzara, León. 1150m de altitud
Objetivos energéticos: Demanda de calefaccion menor a 15 kwh/m2a bajo el estandar Passivhaus.

Estado: Para seguir la CONSTRUCCIÓN :

Casa Almuzara

CASA PASIVA EN LA MONTAÑA DE LEÓN

2016_ Diario de obra de una casa pasiva con estructura de madera en clima de alta montaña.

Casa Almuzara

El edificio proyectado, para uso como vivienda unifamiliar, se ha diseñado según el programa de necesidades planteado por la propiedad y con el objetivo principal de realizar un edificio de consumo energético casi nulo, anticipándonos así a la entrada en vigor de la Directiva 2010/31 de la Unión Europea, donde se establece que todos lo edificios privados han de cumplir estos niveles de consumo, y que entrará en vigor en 2020 (2018 para los edificios públicos). Para ello, se toman como referencia las limitaciones de demanda y los criterios de diseño y construcción establecidos por el Estándar Passivhaus. 

Para conseguir cumplir estos parámetros, es fundamental conocer en detalle las condiciones climáticas del lugar y hacer un uso inteligente, térmica y ambientalmente, de lo que ofrece el “exterior” a beneficio del “interior”. Con estas premisas, será posible proyectar una solución optimizada y conseguir una vivienda que conjugue un elevado confort interior y un consumo energético casi nulo. Por ello,  siempre comenzamos los proyectos y con más motivo en esta ocasión en la que nos encontramos a casi 1200m de altitud, con un estudio de la climatología local, desarrollando una serie de tablas, gráficos y diagramas que determinarán la propuesta.

El objetivo principal de realizar un edificio de consumo energético casi nulo y de ejecutarlo mediante sistemas constructivos con bajas emisiones de CO2, como la estructura de madera o el aislamiento de fibras de madera, responde a la sensibilidad de respetar el medio ambiente en general. En consecuencia con esta, el proyecto debe también plantearse desde el respeto hacia su entorno más inmediato, de forma que la vivienda se integre en el paisaje natural que la rodea.

Se plantea una vivienda en planta baja, elevada sobre el terreno para evitar las nevadas. La solución que plantea el proyecto es realizar una cubierta ajardinada, haciendo como si la pradera existente, que se extiende a lo largo de todo el sur de la parcela se situase sobre la vivienda. El objetivo es que la imagen de la cubierta se fusione con el paisaje circundante: con la pradera y la montaña situada al fondo de esta y con la vegetación que rodea la parcela, principalmente en su linde oeste, de forma que sus límites resulten casi inapreciables. Además, la cubierta se proyecta con una ligera pendiente en dirección sur (6%), de forma que su altura apenas supera el nivel visual que se percibe desde el camino.

Otras características del proyecto, que junto con el sistema de cubierta ajardinada siguen criterios de diseño bioclimático, son:

  1. La disposición en planta de la vivienda se abre en abanico hacia el sur, buscando potenciar la captación de radiación solar. La distribución de la vivienda se hace de forma que las estancias principales se vuelcan hacia el sur, donde también tenemos las mejores vistas.
  2. Los espacios auxiliares de la vivienda, como el garaje o la entrada, que se plantea con una puerta doble, se ubican hacia el norte. De esta forma, parte de la envolvente térmica de las estancias reales de vivienda, destinadas a la permanencia habitual  de sus ocupantes, reducen sus pérdidas energéticas ya que la transmisión es hacia un espacio interior no calefactado, con una temperatura más alta y más estable que la del aire exterior.
  3. La disposición de huecos en fachada se plantea de forma que hacia el sur se abren grandes ventanales, destinados a captar la radiación solar incidente durante el invierno. Los cálculos realizados sobre el diseño propuesto, con las condiciones climáticas de Almuzara, con su índice de   radiación solar, nos  han dado como resultado un balance energético muy positivo a través de los vidrios, con unas ganancias de 4.482 Kwh/año y unas pérdidas de 1.825 Kwh/año. En verano, se plantean protecciones solares por el exterior para evitar el sobrecalentamiento de la vivienda en verano.
  4. Se proyecta un espacio casi completamente acristalado, destinado a realizar la función de “invernadero” (acumulador de calor). Se sitúa en una posición central de la fachada sur, de forma que está en contacto con las estancias principales de la vivienda, a las que cederá el aire caliente acumulado.
  5. Se sitúa una chimenea en una posición central de la casa, siendo el único aporte de calefacción previsto.